Lo he intentado todo, pero los kilos no se van a ninguna parte. ¿Qué es lo que estoy haciendo mal?

¿Tú también intentas comer sano, estás renunciando a tus alimentos favoritos, lo estás haciendo todo bien, pero los kilos no se van a ninguna parte? ¡La verdadera razón de no tener éxito no está en que tú no estés haciendo algo bien, sino probablemente en que tu cuerpo no está colaborando - más concretamente, tu sistema linfático, esa bomba que decide si te puedes poner tu falda favorita o no!

Últimamente se ha hablado mucho del sistema linfático en el contexto de la pérdida de peso, así que probablemente ya has oído de él. Para poder entender por qué el sistema linfático sabotea tus intentos del adelgazamiento, hay que entender primero cómo funciona este increíble aparato drenante.

Sin el sistema linfático nos veríamos con globo de agua en dos piernas

Todos sabemos que en nuestro cuerpo hay varios kilómetros de vasos sanguíneos, pero menos conocido es que existe otro sistema, que también tiene una tarea extremadamente importante – el sistema de vasos linfáticos que se ocupa del drenaje del agua excesiva. ¡Y cada día drena tanto como 2 litros de líquido! Si no tuviéramos ese sistema drenante, estaríamos inflados como un globo de agua, ya que este agua no tendría a dónde ir.

Cuando el sistema linfático no funciona bien, todos los intentos de adelgazar están condenados a fracasar.

Detrás de muchos de los intentos fallidos de pérdida de peso, a menudo se esconde un sistema linfático mal funcionante, sin flujo, que no logra bombear todo el exceso de agua del cuerpo. No importa lo mucho que intentes comer saludable o llevar una dieta sana, no puedes tener éxito sin un sistema linfático que funcione bien; incluso si comes como un ratoncito, seguirás inflado e hinchado. Simplemente porque todo el agua excesivo no va a ninguna parte y solo se acumula.

¿Por qué no podemos perder peso sin un buen drenaje?

La primera razón es muy sencilla: en tu cuerpo se están acumulando varios litros del agua excesiva, por lo que te ves y te sientes hinchado.

La segunda razón es que toda esta agua excesiva presiona los vasos sanguíneos, por lo que la circulación está empeorada. Como el oxígeno se transmite por la sangre hasta cada célula y precisamente el oxígeno tiene una importancia fundamental también para la quema de grasa, la consecuencia lógica es que tampoco podemos perder peso. Una circulación mala = menos oxígeno llega hasta las células = menos grasas se queman.

La tercera razón que la sustentan las investigaciones en los últimos años es que desde los vasos linfáticos que no funcionan bien, luego las grasas penetran en el tejido circundante. El sistema linfático se encarga también de transmitir las grasas ingeridas desde el intestino hasta la sangre. Estas grasas que penetran de los vasos linfáticos en el tejido circundante, después desencadenan tanto el aumento de las células de grasa existentes como la formación de nuevas – es decir, la obesidad.

Un drenaje natural que ha ayudado ya a más de 70.000 españoles.

Si quieres adelgazar, ocúpate primero de un buen drenaje del cuerpo – a lo contrario todo el esfuerzo será en vano. Nuestros especialistas han diseñado la bebida AquaSlim EXTREME precisamente con este fin: con la ayuda de las sustancias activas más eficientes se ocupa de que el agua excesiva sale del cuerpo, lo que es el primer paso hasta una pérdida de peso eficaz. Justamente por eso AquaSlim EXTREME es un éxito, ya que es el camino más rápido hasta un cuerpo esculpido y hasta la autoestima, y con el que ya perdido el peso más de 70.000 españoles.

Ahora lo hemos fortalecido aún más con una concentración de las sustancias activas aún más fuerte (los extractos de la alcachofa, del cardo mariano y la uva roja entera), así que garantiza un rendimiento extremadamente fuerte ya dentro de unos pocos días: 3,5 veces* más del agua eliminada y un 60% menos de hinchazón*.

Productos para ti

REDUCCIÓN DE LÍQUIDOS
-68%
Precio especial 19,90 € Precio regular 62,79 €
Ver el producto